miércoles, 22 de diciembre de 2010

Cuando sea grande

Quiero ser como tu cuando sea grande, es una de mis frases favoritas y más usadas para declarar mi abierta admiración por alguien. La primera vez que la use fue leyendo Harry Potter y El Príncipe Mestizo, cuando Ginny besa a Harry lo dije: Ginny quiero ser como tu cuando sea grande. Por supuesto, el asunto es que ya soy grande, y tal vez por eso cuando lo digo los que me oyen se parten de risa. Pero es una forma muy personal de mostrar cuanto admiro alguna acción o en sí, todo de alguien, y aunque Ginny es un personaje ficticio hay alguien que no lo es y que desde hace un tiempo ha sido mi ejemplo a seguir o al menos mi ideal de ser “Cuando sea grande”. Hablo nada más y más nada menos que de J. R. Ward (Jessica Bird):


J.R. Ward, es un seudónimo de Jessica Bird, que escribe novela romántica contemporánea.
J.R. Ward nos sumerge en un mundo de vampiros y fuerzas sobrenaturales.
Jessica Bird vive actualmente en Kentucky con su marido, su mayor apoyo, y su golden retriever. Tras licenciarse en Derecho, comenzó a trabajar en el departamento de asistencia sanitaria de Boston y ejerció, durante muchos años, como jefa de personal de uno de los principales centros médicos de la nación.
Tenía ocho años cuando escribió su primer relato, diez cuando terminó su primer libro y trece cuando se quedó prendada por las historias sobre gente que se enamoraba perdidamente. Escribir ha sido siempre su gran pasión y lo que más le gusta es estar todo el día con su ordenador, su perro, una buena taza de café y escribir.
Aunque es una autora relativamente nueva en el mercado de la novela romántica, sus libros han supuesto una auténtica revolución ya que han cosechado espléndidas críticas por las lectoras y han sido nominados a varios de los más prestigiosos premios del género.
Fuente: QuedeLibros

Y si, J.R. Ward es el genio tras LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA, una historia de Romance Paranormal que me cautivó desde hace 3 años cuando leí Amante Oscuro. A esta altura he leído los 9 libros, que por ahora (Hasta Marzo de 2011) componen BDB. Y lo repito esta maravillosa genio, es por mucho, alguien como quien quiero ser cuando sea grande. He leído la Hermandad un aproximado de 17-20 veces (A Z, unas 30, es mi favorito) y sé que cuando estemos a dos semanas de que salga Lover Unleashed repetiré mi ritual de leer la Hermandad de nuevo para ir al día con el nuevo tomo de la Saga.
Hoy, recién después de MUCHO TIEMPO, decidí leer BDB: The Insider’s Guide, la tenía hace mucho en la lista de pendientes pero los tiempos no me daban y luego vino Amante Vengado, y después, Amante mío. Que me quitaron el sueño, y me absorbieron, y cuando los terminé me tocó volver a la vida real, y el tiempo se hizo menos y las responsabilidades más. Así que 2 años después de su lanzamiento fue ayer en la tarde que me senté como Dios manda a leer la Guía para entendidos, y es estas circunstancias cuando puedes sopesar que las casualidades existen y que todo pasa en su debido momento.
Como sabrán quienes leen mis delirios en este blog, me encuentro en un “período inspiracional” delicado. Con altibajos emocionales que me han separado de una historia que amo, pese a los impasses que hemos tenido, incluso ayer en la mañana estuve frente a la pantalla con el documento abierto, esperando aumentar el número de caracteres y no pasó, después de mucho frustrarme, decidí leer la Guía, más para entretenerme y relajarme con mis vampiros favoritos que por otra cosa. Y me encontré gratamente sorprendida, después devorar y llorar con Padre mío, con los dossiers de la Hermandad, más allá de la meticulosa  descripción y anotaciones de Ward, encontré lo que todo principiante debería tener el privilegio de vivir, una escritora exitosa (Y no me refiero exclusivamente al número de libros vendidos) hablando de su propia experiencia. Y con consejos muy útiles, los cuales tuve el atrevimiento de resaltar porque fueron como paños de agua tibia, en el estado de desesperación en el que me encontraba ayer.
Todos los Derechos Reservados para J. R. Ward y Asociados

(…)
Lo que me lleva a la primera regla del escritor: RP es una misión crítica de supervivencia y no estoy hablando de relaciones públicas.
Reinvención y Persistencia. Si no estás vendiendo, o si no consigues una buena respuesta de agentes y editores a tu material, intenta otra cosa, ya sea una nueva voz o un nuevo subgénero o incluso un nuevo género. Sigue en ello. Sigue intentándolo. Busca nuevas vías que te interesen. Encuentra un camino diferente
(…)
Esquematizar extensivamente era, y continúa siendo, la herramienta más importante que utilizo en mi proceso.
Antes de los hermanos, empezaba solo con un índice general de alto nivel de mi historia, cuya única meta era dar a mi editor una idea de adónde me dirigía. La mayor parte del libro lo pensaba mientras hacía el borrador... lo cual era totalmente ineficiente y un poco peligroso. Por ejemplo, podía llevar al héroe y a la heroína a lugares emocionales que no funcionaban, o podía confundir sus motivaciones y conflictos, o perderle el rastro al ritmo del libro... o algunas veces se daba todo eso al mismo tiempo. Desde luego, finalmente encontraba el camino, pero terminaba con toneladas de páginas garabateadas y siendo una pesada carga para mi editor durante el proceso de revisión. Más aún, a causa de todo el forcejeo, las elecciones que hacía no eran las mejores porque mi cerebro estaba embotado por la confusión y la falta de claridad.

(…)
Se dueña de tu propia mierda (u obra, sí vamos a ser un poco más finos)

(…)
No te descanses en tu editor o tu agente o tu socio crítico para identificar y resolver tu argumento, personaje, ritmo, contexto, paginación, o cualquiera de los mil problemas que tienes que resolver cuando escribes un libro. Edúcate a ti misma en el oficio, criticando los libros que lees, los buenos y los malos. Pregúntate a ti misma, ¿qué funciona?, ¿qué no funciona? Estudia los textos estándar sobre escribir. Como Historia de Robert McKee y Escribiendo el Nuevo Boom por Donald Maass y Diario del Escritor por Christopher Vogler. Habla con otros escritores sobre sus libros y como los escribieron.
Luego, cuando mires tu propio trabajo, aproxímate a él como si fueras un sargento del ejército que se enfrenta a una panda de patanes revoltosos y perezosos. Para mí, ser amable con mi tierno artista interior y empaparle con la leche materna de las alabanzas es una forma segura de ahogarle e idiotizarle. La disciplina y una clara valoración de mis fuerzas y debilidades como escritora son las únicas cosas que funcionan conmigo. El ego no es mi amigo y nunca lo ha sido
(…)
¿Regla número cuatro para mí como escritora? Las tramas son como tiburones: Se mantienen en movimiento o mueren.

(…)
Lo cual me aporta la regla número seis: El conflicto es el rey.

(…)
Fuertes conflictos y soluciones que son satisfactorias sin ser obvias son el nombre del juego.
(…)
…Supongo que pensé que sentiría lo mismo al escribir todos los libros, pero no fue así, y a lo largo del camino he aprendido que los libros de una serie no tiene por qué ser idénticos. Tener un contexto similar, sí. El mismo reparto, desde luego. Pero cada historia va a tener su propio ritmo, paso e idiosincrasia
(…)
Sin embargo, todo fue bien y sigue yendo bien, porque dejo que lo que está en mi mente lleve la batuta. Incluso cuando me pierdo, confío en las historias… mayormente porque no tengo elección. Lo que me muestra es infinitamente mejor que lo que yo trato de construir a propósito
(…)
Mientras estaba haciendo el borrador de Rhage, cuando tenía unas cincuenta y ocho páginas de largo, vi una escena que contradecía una de las grandes reglas no escritas del convencionalismo romántico. En la vasta mayoría de las novelas románticas, el héroe nunca está con otra mujer después de conocer e involucrarse físicamente con la heroína. Tiene sentido. ¿Después de todo, quién en su sano juicio podría enamorarse de alguien que va saltando de cama en cama?
(…)
La escena dónde Rhage regresa a su habitación fue descorazonadora de escribir. Todavía puedo verlo después de tomar la ducha, sentado al borde de la cama. Tenía una toalla alrededor de la cintura y la cabeza colgando hacia abajo, completamente derrotado, atrapado entre la realidad de su maldición y su amor por Mary. La situación era difícil por donde la miraras, y produjo un conflicto increíblemente difícil entre ellos. Juntos fueron capaces de superarlo, pero sabía que, esta parte de la historia en concreto, no era algo con lo que todos los lectores se iban a sentir a gusto. Y podía entender por qué. Por consiguiente, cuando escribí el libro, fui muy cuidadosa en la forma en que encaré todo el asunto
(…)
 ¿Cómo muestro lo que hay en mi mente sin ofender al género que tanto respeto?
(…)
Oigamos la regla numero tres: Se dueña de tu propia obra.
Si sabes que algo no funciona, sin importar cuánto te guste, deshazte de ello. No esperes a que tu editor te diga lo que en tu corazón ya sabes que es cierto… y toma esas decisiones difíciles porque es lo correcto para el libro en el que estás trabajando actualmente.

(…)
Sólo porque piensas que algo es brillante, no debes dejar que comprometa la historia que estás escribiendo.
(…)
Mirad, lo bueno sobre los hermanos es que los veo con total claridad.
Lo malo sobre los hermanos es que los veo con total claridad
(…)
…la realidad para mí en esta serie es que las vidas de estas personas no se detienen solo porque su libro termine
(…)
Tengo que estar dentro de la persona para hacer las cosas bien
(…)
«Recorre todo el camino, ve lo más lejos que puedas, y luego lo evaluaremos».

(…)
Los libros para mí son como barcos en una travesía oceánica. Los cambios pequeños e incrementales pueden tener enormes efectos en su trayectoria final y en su destino. Y la única forma de hacer lo correcto es releer constantemente, comprobar las cosas varias veces y asegurarse que lo que está escrito lleve al lector en la dirección adecuada
(…)
Lo mejor que puedo hacer, como ya he dicho, es siempre tratar de ser, cuidadosa, respetuosa y considerada con los contenidos polémicos No es lo que haces, sino cómo lo haces
(…)
…las historias que tengo en la mente son las que están al mando, y ni siquiera yo consigo que ocurra lo que deseo que ocurra en el mundo.
(…)
…escribir es una prioridad, y le dejo claro a todos a mi alrededor que el tiempo para escribir no es negociable
(…)
A veces puedo escribir mierda como cualquier otra persona. Pero después de eso continuo y lo rehago y simplemente insisto con ahínco hasta que las palabras me suenen bien. A menudo es un proceso lento, y tedioso
(…)
No tengo acceso a Internet en ninguno de los ordenadores en los que escribo, y recomiendo fervientemente a la gente, que si pueden permitirse el lujo, que se pongan ese límite y mantengan lejos, lejos, lejos de sus máquinas de escribir, la distracción que significan la web y el correo electrónico. Saben, para mí, la escritura emplea una parte muy específica de mi cerebro. Si dejo de trabajar para tratar con otras cuestiones, el hecho de regresar a la zona en la que estaba antes de ocupar mi cabeza con negocios, puede convertirse en una lucha
Nadie sube a mi espacio de trabajo salvo mi perro (quién siempre es bienvenido) y mi marido (quién por lo general es bienvenido). No lo describo en ninguna parte, y no hay fotos del mismo. Diré que es extremadamente despejado y tiene una tremenda cantidad de luz. Pienso que parte del motivo por el cual soy tan territorial con el espacio físico es que el mantenerme apartada del mundo real me ayuda a concentrarme en lo que tengo en la mente. Como ya dije, también soy, por naturaleza, bastante reservada, y la escritura es algo muy personal para mí… así que soy absolutamente protectora a su respecto.
(…)
De manera que yo creo que los escritores nacen, no se hacen…
(…)
El asunto es que los héroes no siempre son adecuados
(…)
La serie debía comenzar en un punto donde hubiera cosas que solucionar, de otra forma no habría nada por lo que luchar, ni conflictos, ni evolución, ni resolución
(…)
Pero creo que es importante para la gente saber que si escribes, eres un autor. Punto. No necesitas una editorial o consumidores que validen lo que estás haciendo. Conseguir poner un libro en las estanterías de venta al público es solo una avenida que algunas personas eligen explorar… pero no la única.
(…)
Sabía precisamente cómo era querer ser perfecta y hacer un trabajo perfecto y de alguna forma merecer el éxito con el cual se te había honrado. El asunto era, dijo, que con el correr del tiempo había aprendido que si buscas la perfección absoluta, definitivamente vas a fallar… y esa «perfección» simplemente no puede ser el modelo a seguir, porque de serlo te quemarías.
(…)
Al final del día, todo lo que podemos hacer es creer en nosotros mismos y trabajar duro… el resto está en manos del destino.
Oh, y sean agradecidos.
Yo sé que yo lo soy.
The Black Dagger Brotherhood: Insider’s Guide
Si diese mi opinión referente a cada ítem esta sería la entrada más larga de la historia, en líneas generales solo diré: Amén Ward, ama y señora de lo Romántico Paranormal. Es a ella a quien debo el haberme abierto como una flor nocturna al género erótico, primero fui lectora de este género y luego escritora. Es mi nueva voz, porque antes de esto creí que era escritora de Fantasía (Sin embargo, eso de la etiquetas a un escritor es un tema que merece una entrada, y lo tendrá) En esta parte de la Guía me sentí tan identificada con Ward que resultaba espeluznante, pero luego me di cuenta que el ser escritor es una profesión, difícil como cualquier otra y es lo que Ward insistió en este topic para escritores. No sabré como agradecer todo lo que allí escribió, y que espero logre asimilar mi ser, y que mi actual proyecto vea la luz, en dos sentidos, ser publicado, pero antes de eso, ser terminado LOL.
Hoy me siento renovada como lectora, y más aún como escritora, espero que al terminar esto, y después de un merecido descanso, después de leer casi 12 horas corridas y otras 3 esta mañana, pueda lograr reencontrarme con mis tan añorados y queridos personajes, con esos que juegan en mi mente y a veces se pelean con los nuevos que quieren también ser llevados al papel.  
Y ahora que sé qué rayos significa, puedo despedirme con un:
XOXO
“-El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma.-“
Marcel Prévost
Para mayor información sobre J.R. Ward y La Hermandad de la Daga Negra visita: www.jrward.com

2 comentarios:

rhagelover dijo...

esa mujer es increible.
y creo qe hizo muy bien en poner en su guia consejos para futuros escritores. le da esperanza otros con mucho talento.

Daphne dijo...

Si, definitivamente increible y admirable. Para mi es todo una Dama de la Literatura

Publicar un comentario

Gracias por comentar =)